Leonardo Garnier

Leonardo Garnier Es nuestra imaginación la que se esfuerza en vestir las cosas, pero las cosas son divinamente desnudas. Marguerite Yourcenar Se apareció ante mí desnuda, completamente desnuda. Sorprendido, me armé de un poco de imaginación y, con más incertidumbre que destreza, la fui vistiendo...

Leonardo Garnier

Leonardo Garnier Jorge no puede respirar. Se ahoga. Siente que las paredes se estrechan contra él, cada vez más. Tiene miedo pero no lo sabe, como tampoco sabe que esa es la peor forma de tenerlo. ¿Y me vas a decir ahora que no era así como lo querías? Laura había bajado la mirada como acostumbraba...

Leonardo Garnier

Leonardo Garnier Caminaba, y al caminar se detenía. Miraba como atontado a su alrededor. Hurgaba las caras de los transeúntes como quien busca encontrar una mirada en un espejo vacío. Suspiraba, miraba las nubes oscuras a punto de lluvia y caminaba, para detenerse al rato. La rutina se repetía una...

Leonardo Garnier

Leonardo Garnier El profe de ciencias está loco. Dice que estamos cabeza abajo, como así... ¿ves? Dice que el suelo no es plano, ¿cómo no va a ser plano si es requeteplano? sino que es redondo como una naranja. Y que nosotros somos como unas hormigas caminando por la naranja. Arriba y abajo. ¡Qué...

Leonardo Garnier

Leonardo Garnier Te bautizoenemigo,porque sólo así bautizado podré combatirte.Te bautizo ajeno, extraño, loco, raro,porque sólo así bautizado podré golpearte, herirte, dañarte.Te bautizo.Te cambio el nombre.Te retiro la identidad de prójimo.Te bautizootro.Te bautizoextranjero.Te bautizo y te...

Leonardo Garnier

Leonardo Garnier Mientras dormías, yo te observaba.  Serían las dos o tres de la mañana, no estoy seguro, pero tenía insomnio y no quería echar mano al Valium porque pronto serían las cinco y de nuevo el día y de nuevo el trabajo y de nuevo la rutina y el agite.  Acomodé mejor tu cabeza sobre...

Leonardo Garnier

Leonardo Garnier No hay nada peor que perderse en un diccionario.  Es terrible.  Uno entra por un simple sustantivo y, de pronto, ante el menor descuido, se ve rodeado por los más variados adjetivos.  Las casas dejan de ser simples casas y se ponen hermosas, erguidas, quejumbrosas, memorables, azules,...

Leonardo Garnier

Leonardo Garnier No dijo una palabra y se sentó en el suelo.   Los demás lo miraron extrañados, sin saber qué hacer.  Multitudes de recíprocos ojos interrogantes chocaban entre sí, pero nadie entendía nada.  Poco a poco los murmullos fueron surgiendo de entre las bocas. Poco a poco el volumen...

Leonardo Garnier

Leonardo Garnier De él decían que se le paseaba el alma por el cuerpo. Cómo se ve que no lo conocían.  De conocerlo habrían sabido que no era más que un cuerpo sin alma. Vacío. 

Leonardo Garnier

Leonardo Garnier Estaba perdido.  Corrió sin rumbo por extraños parajes, atravesando callejones desconocidos hasta que, al doblar una esquina, reconoció finalmente dónde estaba.  Respiró aliviado por un instante, sólo para sentir el golpe de una luz fría asomando violenta sobre su cara.  Los...

Páginas